El dragon azul

Un dragón sin su princesa puede apagar su fuego interior con apenas dos lágrimas. Un dragón enamorado puede tornar cereza el cielo de la tarde. Un dragón feliz puede agregar un día más a la eternidad. (para mejor lectura del blog, comience por leer el post más antiguo, abajo de todo)

Wednesday, October 25, 2006

Llueve dragón

Estimada princesa:
Tardé tanto en responderte porque no podía creer lo que he leído. Creo que recorrí tu carta unas 15 veces en esta semana y aun pienso que algo está equivocado. ¿Cómo hace el destino para hacer realidad un sueño palabra por palabra? ¿Cómo es que la realidad se amolda a nuestras fantasías haciéndolas realidad?
No lo sé y creo que no me importa.
Durante los últimos años he imaginado una carta como la tuya, esperando sólo la compañía de las letras, romper la soledad en que ambos vivimos sin otro objetivo que iluminar nuestras oscuras realidades. Y no es que desee la vida que llevo, pero en estos momentos no tengo muchas alternativas.
¡Vamos! Soy un dragón. ¿Quién desearía entablar una conversación con un dragón sin mirarle los dientes, las escamas, los cuernos o la garganta cargada de fuego? ¿Qué rey permitiría que su más preciado tesoro se envuelva en fantasías con un monstruo capaz de matar a la mitad de su ejército con las uñas de una sola de sus garras?¿ Qué reina permitiría que su hija sueñe con un ser tan diferente que para dormir necesita un montón de oro bajo sus escamas?
¡Nadie!
Sólo contaba con la ínfima posibilidad de encontrar a una doncella encerrada en la torre más alta, que aún no ha sido rescatada por su apuesto príncipe y que no juzgue a este alma solitaria por su apariencia.
No perderé más tiempo, enviaré esta carta sin más. Sólo ruego a las estrellas que esto no sea un sueño y que haya interpretado correctamente tus palabras.


Calurosamente

Calfumán
El dragón azul

Friday, October 20, 2006


Dragón de escamas azules


Después de viajar por ríos correntosos, atravesar desiertos traicioneros y sumergirse en bosques oscuros, sus amigos los enanos han logrado llegar al castillo en que me encuentro encerrada.
Sus palabras fueron subidas hasta la torre dónde me encuentro gracias a mi hada madrina, que viene a visitarme una vez por semana. Por eso he tardado tanto en responderle.
Mi corazón se llena de gozo al poder comunicarme con alguien fuera de los límites del reino.
No pretendo que me rescate, y no puedo ofrecerle nada, salvo mis letras en estos papeles añejos. Espero que no tengan sabor a migajas y me conceda el placer de recibir alguna que otra carta, lo que me permitiría tener una razón para esperar ansiosa la salida de un nuevo sol.

Suya

Shampawe

Monday, October 16, 2006

Ríos y celebraciones, balcones y vuelos

Distinguida princesa Poison,

Es un placer saber que se encuentra tan bien acompañada y disfrutando de cada paisaje de su reino. Tendré en cuenta su generosa oferta, pero no es mi intención terciar en ninguna disputa con gallardos caballeros. Mi intención es más humilde, y por lo que percibo, ambiciosa. Distintas razones impiden que salga con frecuencia de mi caverna y espero mantener, en un principio, una amistad escrita en tinta sobre papiros.
Durante la proxima semana le pediré a los duendes del Bosque Escondido que me envíen un tonel de su hidromiel más añeja, y se la enviaré con las sirenas que guardan los ríos y lagos de vuestra región.
Le deseo la mayor de las suertes con sus pretendientes.

Suyo

Calfumán
El dragón azul

Sunday, October 15, 2006


Mon petite dragon:


Ces´t un placeg que me escriba, y que envíe su cagta con una cohogte de enanos tan bien educados. Lamentablemente no pude respondeg con anteriogidad a su líneas pogque me encontraba en una celebgación bellísima a la vega del río Rhin.
Estagía encantada de contaglo entre mis pgetendientes. Ces´t tan gomantic el amog que declagan cada uno de los caballegos que viajan hasta mi palacio en el Champ Blaison que no puedo decidigme pog uno u otro. Mais segía capaz de quedagme sólo con dos de ellos si tiene tiempo para visitagme.

Podemos caminag por los jagdines, tomag el té cerca del lago y quizás desee llevagme a volag sobre mi geino.
Pog la noche podremos veg la luna desde mi balcón, y no se pgeocupe, es bien grande como paga que esté cómodo.
Espego su gespuesta,


Dominique Poison

PD: ¿Le molestagía si invito a mi pintog y a mi tío? Ellos estagian fascinados pog veg un dragón en libegtad


Wednesday, October 11, 2006

Cristales de hielo, diamantes de dragón

Estimada princesa Karkaroff,
Le agradezco su pronta respuesta.
Espero que el águila que envío con la presente carta llegue sano y salvo de regreso a vuesto reino.
Los enanos están bien y duermen bajo mi morada, allí donde las entrañas de la tierra los cobijan. Pero el cansancio no les impidió hacerme saber de vuestra amabilidad al enviar osos blancos para sacarlos del estanque helado en que habían quedado atrapados. Los enanos suelen olvidar que su tamaño no se relaciona con su peso, y puedo asegurarle que a partir de ahora, ellos sabrán hasta cuántos de ellos puede aguantar un trozo de hielo.
Me complace saber que alguien de vuestra jerarquía haya tomado tan seriamente mi solicitud pero debo advertirle que mis intenciones distan mucho de las que usted propone. No creo poder complacerla convirtiéndome en su aliado, no por falta de interés, sino porque hace tiempo juré no luchar contra los humanos, ni meterme en sus asuntos políticos.
Como muestra de mi amistad, le enviaré una caja con los más exquisitos chocolates de la región. Los hacen las hadas del cacao, la caña de azúcar y muchas otras encargadas de frutos, hierbas aromáticas, y hasta de la pimienta ¿Alguna vez a probado frutillas calientes con salsa de chocolate y pimienta?
Pensaré en una manera segura de hacerle llegar los ingredientes y la receta.

Suyo

Calfuman
El dragón azul

Monday, October 09, 2006


Reverrenciado drragón azul:

Mi nombrre es Ursula Katrina Karkaroff y soy la prrincesa de las Tierras Heladas. Todo aquel que pisa el hielo del norte, obedece mi mandato, desde el oso blanco hasta el mismísimo Santa Klaus.
Nada ocurre en mis tierras sin mi perrmiso, ni las torrmentas de nieve, ni el deshielo en prrimaverra. El pino sólo crrece si lo necesito y el oso caza porrque me complace. La noche cubrre mi reino cuando deseo descansarr y el sol apenas se atreve a iluminarr sin mi consentimiento. Quizás malinterrpretes mis palabrras, no soy una reina caprrichosa. Sólo me gusta que cada cosa esté en su lugarr, orrdenada, impecable. He recibido con placerr a su comitiva y vuetrra carrta ha desperrtado mi interrés, aunque también me ha generrado muchas prreguntas:
-¿Qué tipo de relación tiene en mente?
-¿Acaso desea una consorrte?¿O sólo una compañía?
-¿Qué ofrrece a cambio por el tiempo que invierrta en esta posible relación?
Le serré muy frranca: no crreo que los drragones y las prrincesas puedan forrmar una familia, sin embarrgo estoy dispuesta a mantenerr correspondencia con su honorrable dragonidad, si a cambio uted jura lealtad y pudierra contarr con su fuego cuando lo desee. También me gustarría tenerrlo como una opción a la horra de enfrrentarrme con mis enemigos.

De estarr de acuerrdo con este interrcambio haría contrruirr un coberrtizo en la parrte trasera del palacio Karkaroff para que pueda dorrmirr cuando nos visite.
Porr favorr, no venga sin antes arreglarr día y horarrio con mi secretarria, soy una perrsona muy ocupada y no puedo atenderrlo sin la debida prreparración.

Me han informado que allí dónde vive se hace un exquisito chocolate.

¡Adorro el chocolate!
Envíe cuánto desee (si es amarrgo mejor, y de ninguna manerra envíe chocolate blanco)

Atentamente


Ursula Katrina Kararoff

Saturday, October 07, 2006

DRAGON BUSCA PRINCESA




Mi nombre es Calfumán. En las tierras de los vientos también me conocen como El Dragón Azul. Vivo en la montaña más alta de la cordillera, allí dónde sólo los condores pueden llegar.
En mi cueva poseo tesoros de mil generaciones de antiguos habitantes de la tierra, botines de conquistadores y piezas únicas que los enanos orfebres modelan para mí.
Para aquellos que nunca han visto un dragón al sur del Gran Triángulo, debo advertirles que somos tan diferentes de los Escupefuegos europeos como de los antiguos dragones del lejano oriente, sin embargo del dragón oriental hemos heredado la sabiduría, la estrechez de nuestro estómago, la capacidad de hacer llover, la fertilidad de nuestro llanto, el conocimiento de las palabras verdaderas y el temor a los cienpiés. Del dragón europeo heredamos el fuego, el temperamento, la cornamenta y el amor por las princesas.
Es por esto último que he llamado a los enanos que me asisten para que envíen esta carta a los confines del mundo, con la ansiosa ilusión de recibir noticias de toda princesa que se encuentre encerrada en un palacio y desee comunicarse con un dragón.
A diferencia de las complejas relaciones humanas, ofrezco a la princesa que llegue a mi corazón largas veladas de cuentos, leyendas y consejos sobre todos los temas, que un ser tan antiguo como yo, puede ofrecerle.
Sólo responderé a una princesa. Por eso solicito a las interesadas que envíen un retrato de su persona hecho por un elfo o un artesano de renombre.
Y como una relación debe ser honesta y equitativa, envío junto a esta carta un retrato realizado por un antiguo duende que vive hoy frente al lago Aluminé y que sabe lo importante que es para un dragón la mirada, reflejo del fuego que lo consume.
Esperanzado aguardo al menos una respuesta.

Calfuman
El dragón azul