El dragon azul

Un dragón sin su princesa puede apagar su fuego interior con apenas dos lágrimas. Un dragón enamorado puede tornar cereza el cielo de la tarde. Un dragón feliz puede agregar un día más a la eternidad. (para mejor lectura del blog, comience por leer el post más antiguo, abajo de todo)

Wednesday, October 11, 2006

Cristales de hielo, diamantes de dragón

Estimada princesa Karkaroff,
Le agradezco su pronta respuesta.
Espero que el águila que envío con la presente carta llegue sano y salvo de regreso a vuesto reino.
Los enanos están bien y duermen bajo mi morada, allí donde las entrañas de la tierra los cobijan. Pero el cansancio no les impidió hacerme saber de vuestra amabilidad al enviar osos blancos para sacarlos del estanque helado en que habían quedado atrapados. Los enanos suelen olvidar que su tamaño no se relaciona con su peso, y puedo asegurarle que a partir de ahora, ellos sabrán hasta cuántos de ellos puede aguantar un trozo de hielo.
Me complace saber que alguien de vuestra jerarquía haya tomado tan seriamente mi solicitud pero debo advertirle que mis intenciones distan mucho de las que usted propone. No creo poder complacerla convirtiéndome en su aliado, no por falta de interés, sino porque hace tiempo juré no luchar contra los humanos, ni meterme en sus asuntos políticos.
Como muestra de mi amistad, le enviaré una caja con los más exquisitos chocolates de la región. Los hacen las hadas del cacao, la caña de azúcar y muchas otras encargadas de frutos, hierbas aromáticas, y hasta de la pimienta ¿Alguna vez a probado frutillas calientes con salsa de chocolate y pimienta?
Pensaré en una manera segura de hacerle llegar los ingredientes y la receta.

Suyo

Calfuman
El dragón azul

1 Comments:

Blogger Gragry said...

Leo, me encantó. ¿Encontrará princesa este dragón querendón?
Quiero más. :D

9:16 PM  

Post a Comment

<< Home